986 42 47 13 info@galiexpo.com
Hemeroteca Galiexpo

Hemeroteca Galiexpo

Inauguración Galiexpo MotorShow

Inauguración Galiexpo MotorShow

Pistoletazo de salida a la XIV Galiexpo MotorShow y III Galiexpo All Sport

 

Durante todo el fin de semana el recinto ferial vigués será testigo de un fin de semana trepidante sobre ruedas en los más de 25.000 metros de exposición. Hoy comenzaban ya los entrenamientos de drift para el IV Campeonato de exhibición de Drift Indoor Grupo Salco, mientras los lustrosos superdeportivos ya se acomodan en la moqueta del salón. 4×4, una selección de clásicos y los impresionantes coches de competición, como el Ford Fiesta R5 del campeón mundial de Ralliy Ott Tanak, cuyo valor supera los 200.000 euros.

En el pabellón de Galiexpo All Sport las pistas de Skate y los obstáculos para la exhibición de Bike Trial prometen un emocionante espectáculo durante todo un fin de semana que en su edición anterior congregaba a más de 20.000 personas y colgaba el cartel de aforo completo en todos sus pases de Drift.

Un año más Galiexpo, el único MotorShow que permanece activo en nuestro país, pretende ofrecer a todas las familias dos días de entretenimiento y diversión para todos los bolsillos.

EL DRIFT, UN INVENTO JAPONÉS ….

EL DRIFT, UN INVENTO JAPONÉS ….

El drifting o drift es un estilo de conducción de vehículos que consiste en «sobrevirar», es decir, derrapar de manera que el vehículo forme un ángulo con la dirección de movimiento.

Como deporte de motor, se convirtió en una disciplina propia a fines de la década de los 90, con pilotos especialmente entrenados, con automóviles preparados para mantener derrapes controlados a altas velocidades y campeonatos en los que no se compite por tiempo sino por estilo. La mayoría de coches de drift suelen ser de tracción trasera, pero también pueden ser de tracción integral a las cuatro ruedas.

La disciplina de drift, palabra que proviene del idioma inglés, se originó en Japón en la década de los 70, creada por corredores que bajaban por carreteras de montañas a altas velocidades. La técnica original evitaba que los automóviles se salieran del camino y cayeran por los precipicios y a su vez prevenir adelantamientos.

El piloto que popularizó esta técnica en Japón fue Keiichi Tsuchiya, el cual también era piloto de circuito. Su peculiar técnica en las bajadas de montañas, conocidas popularmente como touge, hizo que la gente empezase a imitarlo. Así fue evolucionando hasta que logró ser tomado en cuenta como una disciplina propia. La primera competición oficial dedicada únicamente al drifting se produjo en 1988. Después de causar revuelo en los países asiáticos logró hacerse camino hasta llegar a Estados Unidos, donde evolucionó y pasó de carreras en pistas empinadas a pistas planas.